“Un adiós al maestro Silva-Santisteban”

diciembre 19, 2006

Diario La República (Perú).- Fernando Silva Santisteban, quien acaba de fallecer –el sábado pasado por la noche–, seguro no descansa en paz, porque como científico social –historiador y antropólogo–, su preocupación fue el Perú y sus problemas. Dedicó su vida a tratar de hallar respuestas y salidas.

Como investigador, Silva Santisteban perteneció a esa estirpe de intelectuales que no solo les importó el gabinete, sino participar en la vida pública del país, algunas veces al frente de una institución cultural o en el ejercicio de la docencia, que es batalla cotidiana por hacer más luz. Precisamente el paro cardíaco que le causó la muerte le sobrevino horas después de haber concluido sus clases con sus alumnos de Derecho en la U. San Martín de Porres.

El recordado antropólogo nació en Cajamarca en 1929. Estudió Derecho en la U. de Trujillo, Historia en la U. de San Marcos y Antropología en México. Cosecha de sus años de investigación, publicó Los obrajes en el virreynato del Perú, La idiosincrasia de Occidente, Antropología: conceptos y nociones generales, Desarrollo político de la civilización andina, trabajos con los que se ganó el respeto y la amistad, entre otros, de Jorge Basadre, José M. Arguedas y el recordado librero Juan Mejía Baca. Recientemente el fondo editorial del Congreso de la República publicó El primate responsable, una suerte de biografía del hombre .

Preocupado por la vida cultural del país, fue director del Instituto Nacional de Cultura (1985 y 1987) y director del Museo Nacional de Historia. Asimismo, presidente de la Comisión Interamericana de Cultura de la OEA.

En enero de este año, para esta página, Cynthia Campos tuvo la oportunidad de entrevistarlo a propósito de la actividades culturales que organizó Promolibro en la Estación de Desamparados en favor de la lectura. Entonces reclamó que el costo del libro en el Perú era muy caro.

“Para mí el impuesto al libro debería desaparecer, aunque los libros nacionales han bajado sus precios, el problema es que no se producen lo suficiente. Se debe otorgar mayor presupuesto a este tema. La Biblioteca Nacional –y Promolibro–, por ejemplo, tienen muy bajo presupuesto. Sin embargo, hay mucho gasto del Estado en cosas menos significativas. El gran problema del Perú es la ignorancia”.

Y con respecto a lo que hacen los políticos en favor de la cultura, fue drástico, pero no equivocado.

“Los políticos nos han defraudado. La clase política contribuye muy poco a promover la lectura, aunque hay algunos que dicen que tienen bibliotecas de millones de soles. De solo oírlos es una pérdida de tiempo. Quizás habrá dos o tres intelectuales por ahí, pero los políticos que se preocupan de estos temas forman un porcentaje mínimo, y menos son los que escriben”.

Inteligencia y ternura

Ese era el pensamiento vivo de don Fernando Silva Santisteban. Un pensamiento crítico en el que también cupo la ternura. Ojalá que su repentina partida le haya dado tiempo para culminar los libros de cuentos para niños que estaba escribiendo motivado por su nieta, la hija de la poeta Rocío Silva Santisteban.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: