El origen del maíz

junio 30, 2008

Milenio (México).- Hace miles de años las húmedas tierras bajas del actual Tabasco eran hogar de asentamientos humanos que practicaban ya el arte de cultivar maíz. Los indicios hacen suponer que esto ocurrió en una fecha tan temprana como el año 5200 antes de Cristo, mucho antes de lo que suponían los expertos.
Read the rest of this entry »

Anuncios

Página12 (Argentina).- Catalina Buliubasich es la flamante ex secretaria de Medio Ambiente de Salta, una de las provincias que en los últimos años se ha transformado en blanco de las organizaciones ambientalistas que denuncian desmontes indiscriminados. Es profesora de la cátedra de Procesos Sociales de América en la carrera de Antropología de la Universidad Nacional de Salta. El gobernador Juan Manuel Urtubey la nombró para llevar adelante una de las áreas más calientes en los nuevos negocios agrarios. Buliubasich duró apenas meses.

–¿Por qué la removieron del cargo?

–Porque empieza a causar incomodidad la paralización de los desmontes, se producen presiones entre el proceso de ordenamiento que llevábamos adelante. Habíamos reorganizado la secretaría y esto causó problemas en el gobierno. Mi trabajo fue siempre de defensa de los bosques y poblaciones indígenas desde la universidad, entonces lo que yo quisiera es acompañar ahora a las organizaciones en la preocupación de cómo se vayan definiendo los cosas de acá en más.

–¿La despidieron por detener tres de los 18 desmontes cuestionados que se otorgaron el año pasado?

–Por eso es tan sensible la renuncia. Ese proceso habilitó en la época del gobernador Romero autorizaciones de desmonte para casi 500 mil hectáreas con expansión de frontera agraria. Esas autorizaciones significan en varios lugares, lisa y llanamente, el fin de la posibilidad de vivir del monte y el fin de la posibilidad de vivir de las comunidades indígenas. Lo más grave que se detectó son 18 casos, de los cuales nosotros aplicamos un principio precautorio en tres y por cuestiones técnicas logramos paralizar los desmontes.

–En ese contexto, usted renunció.

–Lo mío es un hecho consumado… Se necesita una decisión política sencillamente porque se destruye el mundo indígena y la perspectiva es de vida o de muerte. Es una barbaridad, porque las leyes nacionales e internacionales protegen a los pueblos indígenas.

Bernardino AvilaPágina 12 (Argentina).- “Los sistemas andinos de cooperación consisten en intercambios entre iguales, sistemas de ayuda mutua. El caso de la empresa Soho, en cambio, debe ser considerado en relación con las relaciones laborales contemporáneas y no en relación con las costumbres ancestrales de los trabajadores.” El argumento es el eje de la respuesta del Colegio de Graduados en Antropología de la Argentina, en rechazo al fallo del juez federal Norberto Oyarbide, quien consideró que las formas de explotación de inmigrantes ilegales bolivianos por parte de talleristas de la misma nacionalidad responde a “costumbres y pautas culturales de los pueblos originarios del Altiplano boliviano”. El razonamiento fue formulado ante la Sala I de la Cámara Federal porteña, en la audiencia en que fue apelado el polémico fallo en el que Oyarbide sobreseyó a tres directivos de la empresa Soho, que tercerizaba su producción en esos cuestionados talleres.

La querella en esa causa, que representa a los trabajadores de la firma, pidió en la audiencia el procesamiento de los responsables de Soho, sobreseídos por Oyarbide, por contratar a esos talleres. El abogado querellante Rodolfo Yanzón argumentó que “los directivos de Soho no ignoraban lo que sucedía en esos talleres, que funcionaban con trabajadores extranjeros en condición migratoria irregular”.

La presentación se realizó en los tribunales de Comodoro Py. De la audiencia también participaron el cónsul boliviano José Alberto González Samaniego y el antropólogo Ricardo Abduca. “Buscamos que se responsabilice a los propietarios de las marcas”, dijo el abogado. En una semana, los camaristas Eduardo Farah y Eduardo Freiler podrían dar a conocer su resolución.

De acuerdo con la causa, en al menos dos talleres donde Soho tercerizaba su producción se habían detectado extranjeros indocumentados, que trabajaban doce horas por día, con haberes de entre 500 y 900 pesos mensuales y vivían en una piecita que les alquilaban los propios talleristas. Por la causa, el fiscal federal Patricio Evers imputó a Nelson Alejandro Sánchez Anterino, Gabina Sofía Verón y Hermes Raúl Provenzano, responsables de Soho, tras determinar que la empresa Gilmar SA, que comercializa esa marca en los principales shoppings del país, tercerizaba trabajos de costura en esos talleres.

En la causa, tres directivos de la firma Soho habían sido sobreseídos por Oyarbide. El juez argumentó que no existía delito, ya que el sistema de explotación implementado en los talleres sería herencia de “costumbres y pautas culturales de los pueblos originarios del Altiplano boliviano, de donde proviene la mayoría” de los talleristas y costureros. Se trata de “un grupo humano que convive como un ayllu o comunidad familiar extensa originaria de aquella región, que funciona como una especie de cooperativa”, argumentó.

Yanzón pidió además que la Cámara unificara criterio con la Sala II, que el año pasado sobreseyó a otros imputados con un argumento similar al que ahora utilizó Oyarbide.

“Aunque el ayllu y el actual sistema de explotación laboral en la industria textil son básicamente distintos y se enmarcan en contextos que los vuelven incomparables, ambos son confundidos en el fallo. El mismo desconoce la organización propia del ayllu que, fundado en torno de valores como la reciprocidad y horizontalidad, contrasta con la asimetría de la relación empleado-patrón”, explicaron desde el Colegio de Graduados en Antropología de la Argentina.

“Los sistemas andinos de cooperación consisten en intercambios entre iguales, sistemas de ayuda mutua”, remarcó a PáginaI12 Abduca. “El caso Soho desde ser considerado en relación con las relaciones laborales contemporáneas y no en relación con las costumbres ancestrales de los trabajadores.”

En la misma línea, el cónsul González Samaniego señaló que el principio igualitario del ayllu y de la cooperación andina no tiene nada que ver con la superexplotación del trabajo. Por su parte, Yanzón sostuvo que “es inadmisible que un juez federal argumente que como están acostumbrados no haya responsables de ese delito”. Así, la querella pidió que los camaristas dejen sin efecto el sobreseimiento dictado por Oyarbide y que se responsabilice a los empresarios por “utilizar mano de obra esclava”.

–¿Qué es un ayllu? –le preguntó PáginaI12 al antropólogo Abduca.

–Agrupa, sobre la misma base de relaciones de cooperación entre propietarios, con iguales derechos y obligaciones, a centenares y a miles de personas. A lo largo de los siglos, a pesar de distintas mutaciones históricas, se mantiene el núcleo básico: se trata de un sistema de organización política que gestiona la propiedad de extensos territorios. Descansa sobre principios territoriales, políticos y de parentesco y está en plena vigencia en amplias áreas del Altiplano.

Frente a los tribunales de Comodoro Py, integrantes de la cooperativa textil La Alameda se manifestaron en contra del polémico fallo de Oyarbide. Allí, un costurero de nacionalidad boliviana se ató a una cruz para denunciar que “el trabajo esclavo se ha cobrado seis vidas por el incendio de un taller, sin contar los afectados por enfermedades como tuberculosis”.

Informe: Esteban Vera.

junio 26, 2008

La antropóloga y ex primera dama Ruth de Cardoso, esposa del ex presidente Fernando Henrique Cardoso, falleció el martes de problemas cardiacos, indicó una agencia local. Tenía 77 años.

Ruth Vilaça Correia Leite Cardoso nació en Araraquara, un pequeño pueblo del interior de Sao Paulo, el 19 de septiembre de 1930, y fue conocida en los medios académicos de Brasil antes de casarse en 1953, con quien sería presidente del país entre 1995 y 2003, período en el que fue la “cara social” del Gobierno de su esposo.

En 1953, Cardoso se casó con su esposo sociólogo, con quien tuvo tres hijos. En 1972 se doctoró en antropología por la Universidad de Sao Paulo, y posteriormente asistió a la Universidad de Columbia con una beca Fulbright para sus estudios posdoctorales.

Exiliados en Santiago de Chile, él trabajo en la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y ella dictó clases de antropología en la Universidad de Chile y en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales.

Como docente, también trabajó en el Centro para Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Cambridge, en Inglaterra (1977), y en la Casa de Ciencias del Hombre de París, en 1981.

Fue miembro de la junta directiva de la Fundación de las Naciones Unidas e integrante del Comité Conjunto sobre Estudios Latinoamericanos del Consejo de Investigación de Ciencias Sociales y del American Council of Learned Societies.

Autora de varios artículos y libros sobre antropología urbana, movimientos sociales y juventud, Cardoso fue catedrática de la Universidad de Sao Paulo, la Universidad de California en Berkeley y en el Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Cambridge.

Noticias de Gipuzkoa.- Probablemente por ser cuartel general de las tropas insurgentes durante los ataques a Donostia e Irun en el verano de 1936, Oiar-tzun se convirtió en octubre y noviembre de aquel año en escenario de especial represión tras la victoria del bando franquista. No en vano, sus más de 100 ejecutados lo sitúan, por detrás de Hernani (más de 200), en la segunda localidad guipuzcoana con más muertos en ese periodo. De ellos, muchos fueron llevados al cementerio del municipio. El resto, enterrados en fosas condenadas a desaparecer bajo la maleza.

Decididos a rescatar una parte de esa memoria oculta, distintas autoridades del Ayuntamiento de Oiar-tzun, junto a varios vecinos, comunicaron hace algún tiempo a la Sociedad de Ciencias Aranzadi la existencia de una fosa a cuatro kilómetros del núcleo urbano, en Iragorri, en la carretera que sube hacia Artikutza. De forma rectangular, con unos dos metros de largo y uno de ancho, ésta acogió durante más de dos décadas los restos de aproximadamente 15 personas.

En 1960, sin embargo, se produjo una exhumación oficial, motivada por la búsqueda del cuerpo de Jorge Iturricastillo, sacerdote nacionalista fusilado el 7 de noviembre de 1936. La fosa se abrió y se sacaron los restos de ocho personas, hasta que se encontró el cadáver que se buscaba. Entonces, los trabajos se pararon, los cuerpos desenterrados fueron reinhumados en el cementerio (en 1977 se introdujeron en una sepultura específica en un acto de homenaje) y la fosa se cerró, con más restos en su interior.

El tiempo pasó y el sepulcro, escondido bajo la vegetación de la zona, fue adquiriendo un estado de clara degradación como consecuencia de la aridez del terreno, las precipitaciones y las raíces de la cubierta vegetal. Todo ello, hasta la mencionada solicitud a Aranzadi. Después de un largo y difícil proceso para localizar la fosa, la sociedad inició hace unos meses los trabajos para completar la exhumación.

Éstos han concluido con la recuperación de restos de otros cinco fusilados, de los que, debido a su disgregación y degradación, no es posible establecer su edad (sí se sabe que todos son adultos) ni su identidad. Pese a ello, asegura el director de Antropología de Aranzadi, Paco Etxeberria, existe una idea de quiénes podrían ser las personas que fueron fusiladas -se han encontrado casquillos y balas que hacen pensar que los disparos se produjeron allí- enterradas en este lugar.

“Todos ellos procedían de la cárcel de Ondarreta, en Donostia. Y, como sabemos que estaba Iturricastillo y la fecha en la que lo sacaron de la prisión, sospechamos que las personas que le acompañaban aquellos días y que también desaparecieron acabaron igual que él”, señala.

Se trataría, en concreto, de trabajadores de la fábrica de gas de Donostia (aunque muchas de las ejecuciones se produjeron en Oiar-tzun y Hernani, los muertos procedían de numerosos lugares), republicanos que no fueron sometidos a ningún tipo de juicio.

sin rastro Los cinco cuerpos encontrados elevan a 13 el número de personas exhumadas pero, según apunta Etxeberria, éste podría haber sido mayor. No en vano, desde un principio se cifró en 16 la cifra de posibles enterrados. “No sería raro que con el transcurso del tiempo, incluso, alguno de los esqueletos se hubiera deshecho por completo. Los huesos están muy carcomidos, deteriorados. Alguno podría haber desaparecido completamente”, explica.

Ahora bien, el director del Departamento de Antropología tampoco descarta que, en un futuro, se produzca en la zona un movimiento de tierras que haga aparecer más huesos u otro tipo de restos.

COMUNICADO PÚBLICO

El Colegio de Graduados en Antropología de la República Argentina hace público su rechazo al uso erróneo e inadecuado de argumentos antropológicos por parte del Juez Norberto Oyarbide en el fallo correspondiente a la causa 4654/2007 en la que se vincula a los responsables de la firma Soho con la explotación de trabajadores bolivianos en talleres de confección de indumentaria ubicados en la Ciudad de Buenos Aires.

Destacamos:

– El Juez ha utilizado una noción de “cultura” que es inaceptable a la luz de la ciencia antropológica desde hace varias décadas. En el fallo ésta ha sido asumida como una suma de elementos inmutables del pasado que deben ser preservados -en este caso las costumbres ancestrales respecto del trabajo-. Por el contrario, la dimensión cultural de las prácticas se encuentra sujeta al cambio y a la reconstrucción. Entendemos que en este caso aquél uso esencialista de “cultura” ha permitido justificar la explotación presente.

– El caso Soho debe ser considerado en relación a las relaciones laborales contemporáneas (caracterizadas, entre otras cuestiones, por la descentralización de la producción, el abaratamiento de costos, la flexibilización y precarización laboral) y no en relación a las “costumbres ancestrales” de los trabajadores.

– Aunque el ayllu y el actual sistema de explotación laboral en la industria textil son básicamente distintos y se enmarcan en contextos que los vuelven incomparables, ambos son confundidos en el fallo. El mismo desconoce la organización propia del ayllu que, fundado en torno de valores como la reciprocidad y horizontalidad, contrasta con la asimetría de la relación patrón-empleado. Ésta se agudiza cuando se enmarca en condiciones de ilegalidad, como las que fueran objeto de la demanda judicial.

– Al considerar la defensa que realizan los trabajadores de sus propios empleadores, creemos que la misma debe ser analizada en el contexto de la extrema vulnerabilidad social y laboral de los primeros. Más allá de la defensa lógica de su fuente de trabajo, debería haber sido tenido en cuenta el hecho de que los trabajadores no pactan las condiciones laborales en condiciones de igualdad sino en una relación de poder desigual profundizada por la condición irregular que los mismos empleadores fomentan.

Para aquellos casos como el que aquí fuera planteado creemos absolutamente necesario que con el objetivo de brindar un asesoramiento adecuado al respecto, la justicia cuente con un peritaje antropológico de calidad científica respaldada por las instituciones académicas argentinas.

CONFERENCIA

“Archivo Vasco de la Música y el patrimonio etnográfico musical vasco”.

A cargo de JON BAGÜÉS ERRIONDO

Director de ERESBIL-Archivo Vasco de la Música, entidad creada para la recopilación, conservación y difusión del patrimonio musical del País Vasco. Es director asimismo del Festival MUSIKASTE. En 1985 fundó la CAPILLA PEÑAFLORIDA, entidad interpretativa dedicada a la investigación y difusión de la música antigua, de la que es director.

LUNES 23 DE JUNIO DE 2008 – 19:30 hs.

en

EUSKO KULTUR ETXEA – CASA DE LA CULTURA VASCA

MÉXICO 1880 – CIUDAD AUTÓNOMA DE BUENOS AIRES

Organizan:

Centro de Estudios de la Cultura y el Nacionalismo Vasco “Arturo Campión”

Eusko Kultur Etxea Casa de la Cultura Vasca

Con la colaboración de Eusko Ikaskuntza – Sociedad de Estudios Vascos