Sergio Correa
BBC Mundo, Berlín

Investigadores del Instituto Arqueológico Alemán hicieron el primer estudio interdisciplinario y exhaustivo de las enigmáticas líneas de Nazca y Palpa en el desierto peruano, y llegaron a sorprendentes resultados.

“De las líneas de Nazca y Palpa se ha interpretado muchísimo, pero se ha documentado muy poco”, comenta a BBC Mundo el arqueólogo Karsten Lambers, director del “Proyecto Nazca-Palpa”.

Junto a arqueólogos, antropólogos, geólogos y especialistas en disciplinas auxiliares, Lampers y su equipo trabajaron durante 10 años.

Relevaron completamente la zona donde se encuentran las líneas trazadas por las culturas Paracas y Nazca entre los años 800 a.C y 600 d.C.

Los resultados de la investigación permiten, sobre todo, descartar muchas hipótesis sobre el significado y el origen de las líneas.

Contra la creencia popular, el trazado de las líneas ni es perfecto ni es tan difícil de hacer. “Con tres palos clavados como orientación se pueden trazar fácilmente las líneas, que miradas de cerca tampoco son perfectamente rectas” declaró Lambers.

Palos guía

Las líneas son a veces sólo un trazo, a veces conforman figuras de trapecios y en mucho menor medida son figuras que representan seres vivos.

“Con gran probabilidad, muchas líneas constituían caminos, mientras que las figuras en forma de trapecio marcaban un espacio destinado a prácticas rituales”.

Dentro de los trapecios, el equipo de Lambers encontró plataformas y a su lado conchas y cerámicas, signo de que habrían sido usadas como ofrendas para un ritual que se desarrollaría dentro de los trapecios.

Muy probablemente se trate de rituales de fertilidad. Los científicos descubrieron que durante esa época hubo una creciente desertificación de la región.

Los trapecios fueron continuamente dibujados unos sobre otros, lo que les hace creer que no eran en sí mismos símbolos, sino un marco para las ceremonias religiosas.

Espectadores terrestres

Un estudio de visibilidad mostró que gran parte de las líneas son fácilmente contemplables desde muchos puntos del valle, lo que hace poco creíble la hipótesis que habrían sido trazadas sólo para ser vistas desde el cielo, tesis favorita de los amigos de la ciencia ficción.

Tampoco parece sostenible la idea largamente alimentada de que las líneas tendrían un significado astronómico.

Sólo muy pocas de las cientos de miles que rayan el desierto peruano pueden vincularse a alguna función astronómica, lo que probablemente sea pura casualidad.

Pero aún se mantiene un enigma en pie: cómo se lograron trazas las famosas figuras que representan seres vivos. Aunque el equipo de Lambers no investigó directamente estas figuras, es evidente que se necesitó un bosquejo antes de hacerlas, una suerte de mapa.

Euskonews & Media

Andoni SÁENZ DE BURUAGA, (e-mail: andoni.buruaga@ehu.es) Euskadi-Sahara Kultur-Bilakaera Erakundea / Instituto Vasco-Saharaui de la Evolución Cultural

Ir al artículo 

Euskonews & Media
Andoni SÁENZ DE BURUAGA, (e-mail: andoni.buruaga@ehu.es) Euskadi-Sahara Kultur-Bilakaera Erakundea / Instituto Vasco-Saharaui de la Evolución Cultural

En los primeros meses del año 2004 concebimos la idea de llevar a la práctica un proyecto arqueológico, y por extensión cultural, en el Sahara Occidental entendido como un medio de cooperación social, patrimonial y científica entre la sensibilidad humanitaria del Pueblo Vasco y del Pueblo Saharaui. Comprendíamos estas tres respuestas como interdependientes, resultando, por lo tanto, indisociables, y debiéndose desarrollar todas ellas conjunta y simultáneamente. La apuesta patrimonial era, pues, inseparable de la actividad investigadora y ambos estímulos consustanciales con su conveniente y necesaria proyección social.

Ir al artículo completo 

Noticias (Habana Patrimonial)

Una deuda con Haití ha quedado saldada al concedérsele al prominente intelectual Laënnec Hurbon el Premio internacional Fernando Ortiz, simbolizado por el Adyá de Obatalá (campana de Obatalá), otorgado por su extraordinaria obra, la minuciosa investigación en aspectos muy concretas de la etnografía haitiana, por su preocupación social y política; por el cuestionamiento de los complejos procesos del desarrollo de ese país y también por la inteligencia y profundidad,  al indagar en las funciones del estado haitiano.

Ir al artículo completo 

Per Stenborg

Introducción
La región dentro de la cual nuestros trabajos arqueológicos han
sido realizados es única dentro del mundo Andino en el sentido
que la resistencia contra la conquista Española fue mas
persistente y exitosa que en otras partes de los Andes.
Sabemos que durante el período desde el primer contacto en la
segunda mitad de los 1530’s hasta los 1650’s y 60’s la región
se mantuvo fuera el control directo de los Españoles. En mi
trabajo de tesis intenté estudiar la relación entre un sitio
fechado al período hispano-indígena y un sitio prehispánico en
la zona de Pichao. En este caso se encontró muy poca
continuidad dentro del patrón de asentamiento y la cultura
material. De este modo hemos conseguido mejorar el
conocimiento sobre la situación local. Con el conocimiento
existente es, sin embargo, imposible decir si esta situación es
un ejemplo típico del Período Hispano Indígena en el Valle de
Santa María. Entonces hay una necesidad de mejorar el
conocimiento sobre este período a nivel regional.

Ir al artículo completo

(ANSA)- Los gobiernos latinoamericanos “en general” no cooperan ni consultan con los pueblos aborígenes cuando adoptan decisiones que “afectan sus vidas y sus derechos”, señaló el informe anual del Grupo Internacional de Trabajo Sobre Asuntos Indígenas (IWGIA).
La organización, con sede central en Dinamarca, afirmó que “en nombre del desarrollo, el libre comercio o la conservación de la naturaleza, los derechos humanos de los pueblos indígenas son negados o violados año tras años”.
Para el equipo de antropólogos y sociólogos de IWGIA, “el panorama es el mismo en todo el mundo” pues los pueblos indígenas “siguen estando al margen de la sociedad, son los más pobres, tienen un menor nivel de educación, mueren a una edad más temprana y tienen una peor salud que el resto de la población”.
En Brasil, el índice promedio mortalidad infantil entre los niños indígenas es de 55.8 por mil nacidos vivos, el doble que la media nacional, e incluso en algunos Distritos Sanitarios Especiales Indígenas (DSEI) de la región amazónica alcanza a 185.2 por mil, aseguró el informe anual de IWGIA.
La situación en América Latina, para IWGIA se resume en una frase utilizada en el informe sobre Paraguay: “cuantos más derechos se reconocen (a los pueblos aborígenes), más derechos se niegan o violan”.
El anuario de la organización recordó que “El Relator Especial para los Derechos Humanos y Libertades Fundamentales de los Pueblos Indígenas de la ONU ha identificado esa brecha en la implementación entre la legislación existente y las prácticas administrativas, legales y políticas, como uno de los temas principales que deben ser tratados en los próximos años”.