El Reportero/ EFE

Muestran 279 piezas prehispánicas luego de ser entregadas en 2004 ya que previamente habían sido decomisadas por venta ilegal en ese país

El Instituto Hondureño de Antropología e Historia (IHAH) presentó 279 piezas arqueológicas prehispánicas que Estados Unidos devolvió en 2004, después de haberlas decomisado por venta ilegal en ese país, publica hoy la prensa local.

El IHAH presentó las piezas el lunes en Tegucigalpa, años después de que en 2002 las autoridades estadounidenses las entregaron a la embajada de Honduras en Washington y de que en 2004 las recibió esa institución.

Las piezas, de origen lenca, estaban guardadas en el IHAH desde mayo de 2004 e incluyen vasijas, ocarinas y figuras zoomorfas y antropomorfas, entre otras.

El gerente del IHAH, Darío Euraque, explicó que el estadounidense Douglas Hall compró las piezas por once mil dólares en 1998 en Islas de la Bahía, Caribe de Honduras, y las introdujo en Estados Unidos con una póliza falsa por 37 dólares.

Hall puso las piezas a la venta en una tienda de la que era copropietario en Columbus (Ohio), pero las autoridades las decomisaron y enjuiciaron al estadounidense, quien fue condenado a cinco años de prisión en 2002.

Los especialistas creen que los objetos datan de entre los años 800 y 900 después de Cristo y proceden del norteño Valle de Sula, poblado en aquel entonces por la etnia lenca, que aún habita varias zonas del oeste del país.

Euraque informó de que el IHAH también negocia con la Universidad de la Florida (EU.) la devolución a Honduras de otras 200 piezas arqueológicas.

Anuncios

Paraguay: convocatoria

mayo 28, 2007

Todos los estudiantes, investigadores, ensayistas paraguayos y extranjeros sin límite de edad, residentes o no en el Paraguay, y relacionados con la antropología podrán participar del concurso “Premio Dra. Branislava Susnik”, anunció el Centro de Estudios Antropológicos de la Universidad Católica y el Museo Etnográfico “Dr. Andrés Barbero”

 Los trabajos deberán ser inéditos y su temática, antropología del Paraguay, y podrán ser entregados hasta el 28 de setiembre de 2007 en la Universidad Católica o en el Museo. Las investigaciones deben respetar el formato de artículo, ensayo o libro, escrito en español y su extensión no deberá ser menor a 30 páginas, explicaron los organizadores.

El primer premio es de 6 millones 500 mil guaraníes, el segundo, 2 millones guaraníes y la publicación en el Suplemento Antropológico de la Universidad Católica de ambos trabajos premiados.

Euskonews & media

Ingrid Kuschick y Raphaël Parejo-Coudert, investigadores afincados en Berango (Bizkaia), poseen una vasta experiencia en trabajos de campo. Recientemente, participaron en el estudio pluridisciplinario sobre etnografía de la cuenca minera vizcaína titulado “El patrimonio etnográfico en la Margen Izquierda Vizcaína-valores y tradiciones trasmitidos por vía oral”, del cual fue coordinadora Kushcik.

Visitamos a ambos en su casa, repleta de material técnico, gran parte del cual es utilizado para trabajos de restauración. Y es que Kuschick y Parejo-Coudert hacen hincapié, entre otras cosas, en la correcta conservación del material que el investigador etnográfico recopila. Ese es uno de los ejes en torno al que se ha vertebrado la asociación Txoke! Ellos son fundadores y principales impulsores.

Ir al artículo completo 

El pasado 21 de mayo tuve el gusto de asistir a la conferencia que, organizada por la Universidad Nacional de San Martín, ofreció en Buenos Aires el antropólogo brasileño Roberto Damatta. Orador más que agradable, Damatta arremetió, en un desprejuiciado portuñol, contra “Doña América Latina y sus dos o tres maridos: Democracia, Determinismo y Mesianismo”, tal el título de una exposición, en la que América latina sirvió de marco para una particular mirada interpretativa sobre Brasil y los brasileños, una mirada producida desde aquellos que han tenido la capacidad de formar opinión. Así nos condujo por la ideas del emperador Pedro II, siguiendo por las de Gilberto Freyre (autor de Casa Grande y Senzala), Darcy Ribeiro, el presidente Juscelino Kubitschek y un largo etcétera de nombres conocidos y no tanto por estas playas.

Como bien dijo James Clifford, lo ideológico en la alegoría etnográfica lo impregna todo, y Damatta con total honestidad no se privó de dejar claramente manifiesta su simpatía con una ideología liberal (diría que más bien neoliberal), producto seguramente de sus viajes y estudios por los Estados Unidos. Desconozco si sabría o no respecto a cierto estado de ánimo contrario, en nuestro país, a unas ideas que nos llevaron a la peor crisis socio-económica de los últimos cien años, pero él se encargó de plantearlas como necesarias en sociedades que, como las nuestras, serían reacias a cumplir con particulares “reglas de juego”. Y para ello, una vez más, jugó con la imagen del fútbol, un deporte-espectáculo que para algunos investigadores, tanto en Brasil como en Argentina, representa uno de los escasos hechos sociales en los que se encarna cierto espíritu de identidad nacional.

Según Damatta, el fútbol es la mejor metáfora de la sociedad liberal. Libres competidores que, en igualdad de condiciones, se entregan a un juego, con pocas y precisas reglas supervisadas por un árbitro imparcial, para desempeñar su mejor papel, resultado que quedará finalmente plasmado en la tabla de posiciones. Pero lamentablemente me temo que esto nace y muere en una simpática figura literaria. El fútbol, como la sociedad que lo contiene y lo utiliza, no es tan romántico, claro y cristalino como allí se lo planteó. Los equipos no parten a la competencia en igualdad de condiciones. Hay clubes ricos y clubes pobres. Hay quienes pueden comprar jugadores de alta categoría y quienes no. Hay clubes que pueden comprar árbitros y árbitros que se dejan comprar. Hay tribunales de disciplina con vara para clubes con influencia y vara para clubes infortunados. Igual que en la sociedad misma. Mire usted…

He quedado realmente sorprendido que Damatta desconociera a polémicas figuras del fútbol brasileño como João Havelange y Ricardo Teixeira, las corruptelas en Italia y la mismísima Alemania, la existencia de las barras bravas, como se las conoce en Argentina, verdaderas patotas mafiosas que participan de un gran negocio con el aval, en numerosas ocasiones, de dirigentes deportivos, policías, jueces y políticos.

Alguna vez escuché decir que en los EE.UU. el fútbol no es un espectáculo masivo entre los WASP porque los jugadores fingen y mienten para alterar el resultado del juego. Otra linda metáfora que, entiendo, no califica para una sociedad que como, la norteamericana, tampoco desconoce de qué se trata la corrupción. A propósito, la empresa Skanska, tan de moda hoy por la Argentina, es sueca, no?

L.E.

Diario Hoy (Argentina)

Un estudio comparativo realizado en la División Antropología del Museo de La Plata confirmó que los restos hallados el año pasado por un grupo de jóvenes investigadores corresponden al líder tehuelche que vivió en nuestra ciudad. Se aceleraría la restitución sin necesidad de confirmar el ADN 

“Fue impactante descubrir las datos en esa vieja Revista del Museo, compararlos con los cerebros que habíamos encontrado, y comprobar que son exactamente iguales”. Fernando Pepe reconoce haberse emocionado cuando comprendió que el largo trabajo iniciado por el grupo de investigadores del cual forma parte llegaba a su fin. Ya no quedan dudas de que el cerebro conservado en formol y el cuero cabelludo encontrados el año pasado en los depósitos corresponden al cacique Inakayal, un líder tehuelche que vivió en nuestra ciudad hasta finales del siglo XIX, junto a varios integrantes de su familia.
Ahora sólo resta esperar que se agilicen los trámites para la restitución definitiva de esos restos a la comunidad mapuches de Tecka, la cual en 1994 ya recibió parte del cuerpo del cacique sin saber que no estaba completo.
El descubrimiento aceleraría el retorno del cacique a su tierra. Ese proceso estaba frenado desde fines del año pasado, cuando se tomaron muestras para confirmar la identidad a través de su secuencia de ADN. Los resultados de esas pruebas hasta ahora nunca fueron entregados por el Centro Regional de Estudios Genómicos (CREG).
Para apresurar la restitución, los miembros del Grupo Universitario de Investigación en Antropología Social (GUIAS) recurrieron a tres variables, todas basadas en la comparación con bibliografía del Museo: la medida de los restos, el tipo de cortes al que fueron sometidos, y la morfología comparada con el registro fotográfico.
Concretamente, recurrieron al Tomo XII de la Revista del Museo, cuyo autor es C. Jacob. Al comparar aquellos datos de 1906 con los cerebros conservados en formol, Pepe y el Jefe de la División Antropología, el doctor Héctor Pucciarelli, pudieron confirmar las identidades.
La identificación no corresponde sólo al cacique. También están los de Margarita Foyel (hija del cacique Foyel), Tafá (una mujer ona) y Maishkensis (un joven yamana), todos habitantes del Museo en los años posteriores a su fundación.
Según aclara Pepe, las diferencias que pueden aparecer en las medidas de los cerebros (las tomadas hace cien años y las actuales) son comunes y obedecen a los modos de medir de uno y otro investigador. “Y quedan descartadas al confirmarse la coincidencia absoluta en las otras dos variables”.
El investigador se refiere a las fotografías que muestran los pliegues exactos de los cerebros, “como una huella digital”, y al tipo de cortes al que fue sometido cada uno. “Analizamos la descripción de Jacob para los restos de los cuatro aborígenes y comprobamos que son exactos a los que tienen los cerebros conservados en formol”.
Pepe asegura que con ese reconocimiento de identidad, ratificado por Pucciarelli, el Museo puede prescindir de la identificación a través del ADN. De cualquier modo, reconoce que será importante tener esos resultados genómicos para agilizar la identificación de otros restos que pudieran aparecer en el futuro.

El primer hallazgo
Parte de esta historia comenzó a reescribirse cuando en agosto del año pasado el Grupo Universitario de Investigación en Antropología Social (GUIAS), integrado entre otros investigadores jóvenes por el propio Pepe, Miguel Añón Suárez, Patricio Harrison y Diego Andreoni, encontró, en los depósitos de la División de Antropología del Museo, restos sin identificar que tenían su correspondiente número de catálogo.
Al comparar esos números con la bibliografía básica del Museo, el Catálogo de la Sección de Antropología del Roberto Lehman Nitsche (un minucioso relevamiento de los aborígenes que vivieron en los sótanos), comprobaron que coincidían con los de Inakayal. Con esos mismo números estaban catalogados los restos óseos que ya fueron restituidos.
En esa instancia también aparecieron los restos pertenecientes a otros cuatro aborígenes que vivieron junto al cacique a fines de siglo XIX en los sótanos del por entonces flamante centro de estudios y exposición. El destino de todos tras su muerte fue el mismo: el descarnamiento y la exposición de sus esqueletos.
Del cacique se encontraron el cuero cabelludo y el cerebro conservados en formol, cuyos números de catálogo son el 5.443 y el 5.434. Eso marcó el inicio de una investigación con el objetivo de que se logre la restitución. En el caso de Inakayal, hay una ley que la prevé. En tanto, una resolución del Consejo Académico de la facultad de Naturales extendió la medida a todos los restos que se identifiquen y sean reclamados.

É com enorme pesar que comunico aos associados da ABA o falecimento de Mary Douglas (1921-2007) ontem, dia 16 de maio, vitima de um câncer. Mary Douglas foi uma das principais antropólogas de sua geração e seu livro mais conhecido no Brasil é Pureza e Perigo, que tornou-se um clássico na disciplina. Tendo sido aluna de Evans-Pritchard, com cuja obra manteve um diálogo permanente, destacou-se por suas pesquisas na África e por suas contribuições ao debate teórico sobre o simbolismo na antropologia.

Luís Roberto Cardoso de Oliveira
Presidente da ABA

El Nuevo Diario (República Dominicana)

Falleció anoche en el condado de El Bronx el escritor, folklorista e investigador cultural Francisco Chapman – Veloz, reconocido internacionalmente por varias de sus obras. Era graduado de antropología e historia.

Chapman-Veloz, según informó a este reportero el activista Ramón Bodden, estaba padeciendo de varias complicaciones físicas que no fueron especificadas y desde hace algunas semanas se encontraba convaleciente, lo que lo alejó de las principales actividades culturales y literarias en las que participaba con frecuencia.

Chapman-Veloz, se constituyó en los años que tuvo residiendo en los Estados Unidos, en una de las voces más altas de la cultura de la diáspora y algunos de sus trabajos fueron traducidos a diferentes idiomas, incluyendo el alemán.

Su más última producción fue  el libro “Sobre cultura y política cultural de los dominicanos en los Estados Unidos y el poder de Trujillo”, que escribió a manara de ensayo.

En el 2002, publicó “El analfabetismo en el desarrollo de la República Dominicana y su reflejo en el sistema educativo norteamericano”.

Ese mismo año salió a la luz en inglés “Raza, identidad y mito en el habla hispana de El Caribe”, “Ensayos sobre el tema racial en el Caribe hispano”, fue otra de sus entregas.

En 1994, publicó “Migración cultural caribeña: ensayos”.

Chapman-Veloz editó sus obras con varias editoriales entre estas Diáspora Publishing, Chpaman & Associates y Ediciones CCE Enterprises de Rhode Island.

Fue, frecuentemente invitado a participar en festivales culturales nacionales e internacionales, paneles, mesas redondas, tertulias, discusiones y foros.

Muchas revistas y boletines especializados en la materia, requirieron de sus trabajos y uno de los últimos apareció en el boletín 16 del Museo de Historia Dominicana, en cuya publicación compartió honores con reputados escritores criollos e internacionales.

Se graduó de Historia y Antropología en la Universidad de Nueva York, donde hizo una maestría. Era egresado también de la Escuela de Educación de la Universidad de Massachussets en Boston.

Era hijo de un hijo de un inglés y una dominicana y nació en San Pedro de Macorís.