El nuevo Centro de Depósito de Materiales arqueológicos y paleontológicos del Gobierno Vasco en Gipuzkoa inicia su andadura

enero 23, 2009

La Consejera de Cultura Miren Azkarate, Gurutz Larrañaga, Viceconsejero de Cultura Juventud y Deportes,  la Directora de Patrimonio Cultural Arantza Arzamendi y la responsable del Centro, Koro Mariezkurrena,  han presentado esta mañana el nuevo Centro de Depósito de Materiales arqueológicos y paleontológicos del Gobierno Vasco en Gipuzkoa , ubicado en el barrio donostiarra de Intxaurrondo. Este Centro de Depósito, de 1.000 metros cuadrados de superficie útil, es un servicio del Departamento de Cultura del Gobierno Vasco y en el mismo se albergan y están a disposición de los investigadores los materiales de yacimientos arqueológicos y paleontológicos de Gipuzkoa que se han ido formando a lo largo de más de 100 años de investigaciones, y siguen y seguirán creciendo al compás de la actividad actual y futura.

El Centro de Depósito de Materiales arqueológicos y paleontológicos del Gobierno Vasco es un servicio del Departamento de Cultura destinado a la conservación, catalogación y puesta a disposición de investigadores de los materiales arqueológicos y paleontológicos descubiertos en el territorio histórico de Gipuzkoa, además del préstamo de fondos para su exhibición y muestra en exposiciones o Museos. Con mil metros cuadrados útiles y dotado de las más modernas medidas para garantizar la adecuada conservación de los materiales depositados, el  servicio del Centro de Depósito va a ser atendido por un equipo formado por personal con solvencia técnica acreditada en materia de paleontología del cuaternario, y arqueología prehistórica e histórica, así como una serie de asesores científicos en otros ámbitos relacionados con las colecciones depositadas y su conservación.
Los materiales prehistóricos más antiguos proceden de los yacimientos de Irikaitz (Zestoa) y Lezetxiki (Arrasate),  de éste procede un húmero de una mujer de la especie Neandertal. Pero también destacan por su amplitud cronológica y por lo que en su momento aportaron al conocimiento otros yacimientos como los de las cuevas de Urtiaga (Deba), Ekain (Deba), Aitzbitarte III y IV (Errenteria), Amalda, Erralla, Marizulo (Urnieta), Labeko Koba entre otros muchos, además de  obras del llamado arte mueble paleolítico: plaquetas (Ekain) y colgantes de piedra (Praileaitz I), grabados y huesos de animales profusamente decorados con figuras de animales, como el hueso hallado en la cueva de Torre (Oiartzun).  Junto a ello, el Centro cuenta con una rica colección de materiales paleontológicos e importantes colecciones de época histórica, romana y medieval.

Espacio para los usuarios/as del Centro

El perfil más habitual de usuario/a de los Centros de Depósito es el personal investigador que viene a estudiar materiales arqueológicos y paleontológicos para tesis doctorales, investigaciones postdoctorales y elaboración de memorias científicas de excavaciones.

Para atender estas necesidades y las de otros tipos de usuario/a se ha acondicionado una sala con capacidad para acoger simultáneamente hasta 5 personas y un puesto suplementario para consultas que requieran el uso del microscopio estereoscópico del Centro para observación microscópica y microfotografía: Todo ello unido a la zona de servicio interno del Centro la  sala de reuniones y las diferentes áreas de deposito, en un Centro que tiene mil metros cuadrados útiles.

Gipuzkoa cuenta con una larga tradición en lo que se refiere a la investigación prehistórica y paleontológica, siendo más reciente la aplicación de la arqueología a la investigación de la época histórica, que se ha ido consolidando sobre todo a partir de la promulgación de la Ley del Patrimonio Cultural Vasco de 1990 y de las investigaciones de las dos últimas décadas.

Silex y restos de fauna

Las colecciones de materiales de yacimientos arqueológicos y paleontológicos de época prehistórica se componen principalmente (en términos cuantitativos) de materiales líticos (sílex y otros tipo de piedra empleados para la fabricación de útiles), restos de fauna (animales cazados o no) e instrumentos óseos en lo que respecta a los períodos más antiguos (Paleolítico, Epipaleolítico-Mesolítico). A esos tipos de material en los períodos más recientes -Neolítico, Calcolítico y Edad de los Metales- se añaden aumentando su proporción progresivamente según nos acercamos a la época histórica la cerámica y los objetos de metal.

En lo que se refiere a la prehistoria reciente, los monumentos megalíticos y cuevas sepulcrales del Neolítico y Calcolítico por un lado y los poblados de la Edad del Hierro por otro han aportado también piezas muy destacables como las cerámicas de estilo campaniforme, poco frecuentes en la cornisa cantábrica, por ejemplo, el vaso de Pagobakoitza, cuentas de ámbar, hachas y puñales de bronce, entre otros.

De la Edad del Hierro se conservan en el centro de depósito muestras del adobe y los resvestimientos de barro empleados en la construcción de las cabañas, así como instrumentos empleados en las tareas agrícolas y de procesado de los alimentos, como la hoz de Intxur, la reja de arado del poblado de Basagain, molinos de mano de varios poblados, así como los primeros objetos de adorno de vidrio que llegaron a Gipuzkoa, cuentas y fragmentos de brazaletes hallados en varios poblados, sin olvidar una importante cantidad de fragmentos de recipientes cerámicos.
En cuanto a las colecciones de época histórica destacan las formadas a partir de las primeras excavaciones de yacimientos de romana y medieval en Gipuzkoa, de los años 70: Plazoleta de Santa Mª del Juncal (Irún), Castillo de Aitzorrotz (Eskoriatza), Ermita de Santa Elena (Irún), yacimiento submarino de Cabo de Higer (Hondarribia), San Andrés de Astigarribia (Mutriku). A partir de los años 80 y sobre todo desde la década de los 90 las colecciones de época histórica han ido creciendo rápidamente debido a las numerosas intervenciones realizadas en cascos históricos a raíz de la aplicación de la Ley de Patrimonio Cultural Vasco.

Diversidad de materiales

La naturaleza de los materiales de época histórica es muy variada: cerámica, metal, vidrio, madera, cuero, hueso, piedra… y su tipología es de una gran diversidad porque también lo son los contextos de los que proceden. Tenemos además del habitual repertorio de objetos de uso doméstico como recipientes de cerámica, herramientas e instrumentos de metal e incluso algunos de madera, restos de la indumentaria personal (cuero, botones, hebillas, broches…) otros relacionados con las actividades artesanales, como la metalurgia (escorias), el trabajo del hueso (fabricación de botones), el comercio (monedas, envases de vidrio para comercializar líquidos, grandes tinajas de almacenamiento), el mundo religioso y funerario (estelas, ajuares funerarios), la navegación (anclas y otros restos de procedentes de cargamentos de pecios), la guerra (bolaños, espadas, balas de época moderna y contemporánea, cañones…). Los restos de enterramientos de época medieval, moderna y contemporánea tienen un volumen muy importante y están facilitando gran número de estudios por especialistas en antropología, especialmente en el campo de las paleopatologías.

Colecciones paleontológicas

El temprano inicio de la actividad en el campo de la paleontología de la mano de Jesús Altuna desde fines de los años 50,  junto con la actividad de varios grupos de espeleología que han ido descubriendo y recuperando restos paleontológicos en cavidades guipuzcoanas han propiciado la formación de una valiosa colección de restos de fauna del Pleistoceno actualmente extinguida, entre los que destacan el León de las Cavernas de la Cueva de Arrikrutz, donde también se han hallado numerosos restos de Ursus Spealaeus (Oso de las Cavernas). De esta especie y de otros tipos de oso (Ursus Arctos y Ursus Deningeri) hay una serie muy importante de cráneos y huesos post-craneales de diferentes lugares de Gipuzkoa. De descubrimiento más reciente es el yacimiento paleontológico de Kibutz IX, donde se ha encontrado una importantísima cantidad de restos de reno, una especie poco frecuente en la Península, acompañado de gran cantidad de huesos de otros ungulados.

Estimación del material actualmente depositado en el Centro de Depósito de Materiales arqueológicos y paleontológicos del Gobierno Vasco en Gipuzkoa :

Material paleontológico y prehistórico:  110 m3   (unas 4500 cajas)
Material de época histórica: 80 m3    (unas 3100 cajas)

Material pesado y de gran tamaño: Aproximadamente 25 palets con fustes de columnas, capiteles, losas sepulcrales, piedras de molino, bolaños, anclas, grandes recipientes cerámicos, muestras de maderas y sedimentos…

Características del Centro de Depósito

El local que acoge el Centro de Depósito fue elegido por reunir unos requisitos adecuados a la función que tenía que desempeñar. Por un lado, ofrecía un amplio espacio, mil metros cuadrados y, por otro, ofrecía desde el principio unas buenas condiciones y una buena respuesta a nivel ambiental. En este sentido, al estar este local adosado al terreno presentaba, ya de entrada, una gran estabilidad en cuanto a temperaturas se refiere. Igualmente, es un espacio oscuro (con tres muros ciegos), apropiado para la debida conservación y protección de los vestigios arqueológicos que aquí se guardan.

Espacios de recepción de materiales, tratamiento previo del material y almacenaje definitivo.

Hay que tener en cuenta que las colecciones se componen de materiales de naturaleza variada -piedra, hueso, cerámica, metal, vidrio, muestras de material orgánico (cuero, madera…) y sedimento- y que requieren condiciones de almacenaje específicas de cara a su conservación, siendo especialmente importante adaptar a cada tipo de material las variables de temperatura y humedad relativa y garantizar su estabilidad.

Por esta razón, en el proyecto de obra se ha puesto una especial atención en lo que se refiere al aislamiento y sistema de climatización del local, de manera que se pueden establecer diferentes condiciones de temperatura y humedad relativa según la función específica de cada zona del local e incluso del tipo de material que se conserva.

Distribución del centro

1-Zona de ingreso o recepción de materiales
Se encuentra en un extremo del local, allí es donde los responsables de las intervenciones arqueológicas entregan el material recuperado (junto con  el inventario y la documentación adicional) y donde se realiza el cotejo y revisión de ese material por el personal técnico del Centro. Después viene la fase de aposentamiento y, para ello, es introducido en las cajas o envases más adecuados, según las características del material, antes de pasarlo a la zona de almacenaje definitivo.

Junto a esta zona de recepción de materiales hay un espacio especialmente habilitado para instalar la infraestructura necesaria para el tratamiento por inmersión de piezas de origen subacuático que requieran tratamientos de desalación o consolidación especiales, (hay espacio para 2 piletas que se instalarán próximamente).

2. Espacios de almacenaje definitivo de las colecciones:

2.1 – Depósito de materiales pesados: Acoge materiales pétreos de construcción, lápidas y estelas funerarias, grandes recipientes, bolaños de artillería, etc.

2.2 – Depósito de materiales especiales :Aquí se custodian los materiales que poseen un alto valor científico (hueso de Torre, húmero de Lezetxiki, ídolos de Higuer, etc..)  y los que por su fragilidad o por sus características han tenido tratamientos de restauración y deben ser objeto de seguimiento para evitar su desestabilización, especialmente el material metálico. Es una sala que tiene, además de las medidas generales de seguridad, un control propio.

2.3 – Depósitos de uso general: A continuación y a todo lo largo del local, un amplio pasillo da acceso a tres sucesivas zonas de almacenaje, separadas por puertas anti-incendio: son los depósitos 1, 2 y 3. En estas salas se conservarán la mayor parte de las colecciones. En todos estos espacios de almacenaje se ha instalado un mobiliario consistente en estanterías de almacenaje con capacidad de carga diversa, armarios compactos, un armario especial (Apotheka) para la colección osteológica de referencia, y 4 frigoríficos para conservación de material orgánico.

Dotación del Centro de Depósito en relativo a Instrumental de laboratorio

A disposición de los usuarios se encuentra el siguiente instrumental:

– Balanza de precisión
– Calibres digitales para medición de dimensiones de materiales de pequeño, mediano y gran formato.
-Microscopio estereoscópico con pantalla TFT 19 pulgadas y cámara para microfotografía
-Lupas de mano
-Lupa de mesa con iluminación rasante
-Lupa de mesa con iluminación periférica
-Estativo para fotografías
-Cubeta de Baño ultrasonidos con calefacción para limpieza de materiales
-Estufa de secado

Este equipamiento se irá completando en un futuro en función de las necesidades del personal técnico y usuarios que se vayan detectando.

Razón de ser y funciones del Centro de Depósito

1-El concepto de patrimonio arqueológico mueble.

La ley 7/1990 del Patrimonio Cultural Vasco define el patrimonio arqueológico como el conjunto de bienes muebles e inmuebles que formando parte integrante del Patrimonio Cultural vasco constituyen la expresión de la identidad del pueblo vasco y son susceptibles de estudio mediante metodología arqueológica.

Se entiende que específicamente el patrimonio arqueológico mueble queda integrado por aquellos objetos recuperados en el marco de actividades arqueológicas autorizadas y hallazgos casuales o no (actividades ilícitas como el expolio intencionado de yacimientos arqueológicos) cuyas características los hacen susceptibles de traslado desde su lugar de depósito originario (yacimiento arqueológico o lugar de hallazgo aislado) a otros lugares para su conservación, estudio y difusión.

Conviene además señalar que los bienes arqueológicos son de dominio público y e además son un recurso científico que las administraciones competentes deben preservar entre otros fines para ponerlo a disposición de los investigadores.

Existe además una tendencia general a considerar que en tanto que recurso científico, el depósito de los materiales arqueológicos no puede desligarse del depósito de la documentación científica de la actuación que ha motivado su hallazgo o recuperación. Por esa razón, en este Centro de Depósito además de los materiales arqueológicos y paleontológicos, también va a estar esa documentación científica – inventarios y memorias-principalmente indispensables para que los objetos puedan ser conservados y estudiados teniendo en cuenta el contexto del que proceden.

2. Aspectos legales sobre la entrega y el depósito de materiales arqueológicos
El decreto 341 de 5 de octubre de 1999 tiene regula las condiciones de traslado, entrega y depósito de los bienes de interés arqueológico y paleontológico descubiertos en el ámbito de la Comunidad Autónoma Vasca, desarrollando de esta manera las determinaciones básicas incluidas en la ley 7/1990.

De acuerdo con esa normativa, corresponde al Gobierno Vasco la designación de los lugares de depósito de los materiales arqueológicos y paleontológicos. Se establece desde estos instrumentos que los bienes serán depositados en los museos territoriales o centros designados con tal fin por el Gobierno Vasco y sólo con su autorización podrán ser trasladados a otros centros (Ley 7/1990, Art. 47.3).

Los responsables de las intervenciones arqueológicas están obligados a depositar los materiales arqueológicos recuperados como resultado de la intervención debidamente tratados, siglados e inventariados en el plazo de un año desde la finalización de la intervención (se entiende que en proyectos plurianuales cada campaña es una intervención) en el museo territorial o centro designado por el Departamento de Cultura del Gobierno Vasco.

Con el ingreso de los materiales en el museo/centro de depósito, este deberá expedir un acta de depósito del que deberá remitir una copia al Centro del Patrimonio Cultural del Departamento de Cultura del Gobierno Vasco (art. 13.2).

El puntual cumplimiento de esta prescripción es de vital importancia para que el Depto. de Cultura pueda verificar el cumplimiento de esa obligación por parte de la persona responsable de la intervención. El Acta de depósito es un instrumento que permite certificar que ese patrimonio de dominio público se ha entregado para que quede bajo tutela y custodia de esta Administración, a quien corresponde ponerlo a disposición pública para ser investigado, conservado y difundido en beneficio del interés general por quien lo solicite y cumpla los requisitos exigidos para ello.

Sin perjuicio de la titularidad pública del patrimonio arqueológico mueble, se establece en cualquier caso un plazo de 2 años desde la finalización de la intervención o hallazgo para la puesta a disposición de los materiales al público para otras investigaciones en tanto que bien de dominio público. Es decir, durante esos dos años sólo la persona responsable de la intervención o la persona que expresamente autorice, puede disponer de esos materiales.

Los traslados a otros centros para la investigación sólo se podrán autorizar cuando el solicitante del traslado justifique que en los lugares de depósito no se dan los medios o condiciones necesarios para el estudio in situ de los materiales.

Todo esto implica la necesidad de que los centros de depósito ofrezcan unas condiciones mínimas en cuanto a infraestructura, horarios de apertura y medios materiales que faciliten el estudio en el propio centro del material depositado quedando así restringido el traslado a los casos en los que realmente sea inevitable.

3-La necesidad de nuevos Centros de Depósito ante el crecimiento de las colecciones.

La aplicación de la Ley de Patrimonio y resto de instrumentos legales vigentes han posibilitado la implantación de una política activa de protección, conservación y documentación del patrimonio arqueológico en general. Así, la obligatoriedad de proyectos arqueológicos para las zonas donde se presuma la existencia de restos arqueológicos en particular ha provocado el incremento sustancial del número de intervenciones arqueológicas y, con ello, el  crecimiento y enriquecimiento de las colecciones de materiales arqueológicos depositados, lo cual ha llevado al agotamiento de los espacios que hasta ahora se han destinado a la función de Centros de Depósito.

Por ello no es casualidad que en los tres territorios históricos se haya planteado la necesidad de acondicionar nuevos espacios para desempeñar esa función de Centros de Depósito y que se van a ir abriendo próximamente: el Arkeologi Museoa en Bizkaia, el nuevo Museo de Arqueología de Alava y en Gipuzkoa este nuevo Centro de Depósito de Materiales arqueológicos y paleontológicos del Gobierno Vasco en Gipuzkoa, el único de los tres que surge específicamente como tal, ya que los otros dos son Museos que asumen la función de centros de depósito por designación del Gobierno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: