La galería de los recuerdos: liderazgo y tradición política peronista en Misiones (parte II)

noviembre 11, 2006

Germán F. soprano

Etnia 44/45

Un recorrido por el museo, biblioteca y archivo  

La Galería de los Recuerdos está emplazada en una sala del segundo piso del moderno edificio sede del PJ-Misiones -inaugurado en el año 1994 y construido durante la presidencia de Julio Cesar Humada. La Galería tiene por fin explícito “conservar y  transmitir la memoria de todos los hechos que enriquecieron la historia institucional de la provincia y que tuvieron como protagonistas a los hombres y mujeres de nuestra provincia enrolados en el movimiento justicialista”; la “recolección”, “ordenamiento” y “sistematización” de los “testimonios” locales deberán contribuir a la “reconstrucción de la memoria colectiva justicialista”. Como veremos a continuación, al efectuar una observación por el salón de la Galería resultará posible advertir que los acontecimientos y personajes –“hombres y mujeres”- de la historia local debieron ser confrontados con un relato de la historia “nacional” del peronismo a fin de que adquiriesen sentido en el “lugar de la memoria”. Una cronología político-institucional “nacional” –establecida en base a los sucesivos gobiernos nacionales constituidos entre 1945 y 1976- ordena los esquemas temporales de la exposición de objetos del museo o muestra permanente. Una vez inscriptos en esa cronología, adquieren sentido acontecimientos y personajes “provinciales” como la “provincialización” del Territorio Nacional de Misiones en 1953, durante el segundo gobierno de Perón, o las elecciones provinciales de 1955 donde triunfó la formula justicialista que llevaba como candidato a Claudio de Arrechea.Una aproximación al estudio las representaciones objetivadas en el archivo, museo y biblioteca del peronismo de la provincia de Misiones se asemeja a la lectura de un texto que sólo puede ser comprendido como determinado a partir del contexto de relaciones sociales que le dieron origen y determinan su situación presente. No resulta extraño a las comunidades políticas la producción de estos ámbitos donde se representa la historia y la memoria considerada como legítima por los agentes dominantes de la comunidad. Esas narraciones se construyen en base a “recuerdos” y“olvidos” que dan forma a los relatos que la comunidad –o los agentes dominantes en la misma- reconocen como legítimas expresiones de su identidad colectiva. Los hechos históricos presentados por dichas narraciones, pretendidamente “objetivos”, “verdaderos”, “auténticos”, son inscritos en una cronología en la cual unos hechos se suceden necesariamente a los otros. Ese esquema temporal que opera como el “soporte” de los hechos históricos es juzgado “imparcial”, construido a partir de “datos brutos”, apelando a “investigaciones históricas científicas” que asegurarían –al menos en tales circunstancias- su “neutralidad”. De igual forma, los objetos expuestos en las vitrinas y las paredes del museo adquieren un significado contextual, una segunda identidad o un sentido ajeno al que se les otorgaba en la vida social cotidiana anterior a su inscripción en ese espacio. Miriam Santos (1992) observa que los objetos que son colocados en exposición en los museos son retirados de su cotidiano, para ser luego recontextualizados/ resignificados en una narrativa específica adoptada por la institución en un momento histórico dado. Dichos objetos carecen de significado privado o íntimo que poseían en su pasada vida cotidiana: una fotografía familiar, o un grupo de amigos en una fiesta en la década de 1950, donada por la familia X, se torna en una fotografía del “dirigente Fulano” con los “compañeros Mengano, Sutano…”. El relato que narra al público la exposición de objetos en las vitrinas y estantes del museo expresa una relación jerárquica de lo público sobre lo privado, que sirve de hiloconductor para la consagración política de los individuos; estos últimos son presentados como hombres públicos que significan en su persona la historia de ese colectivo político que es el peronismo y, en particular, el peronismo misionero. Desde esta perspectiva, el acervo de la Galería de los Recuerdos resulta un objeto de análisis significativo para dar cuenta de las estrategias de consagración producidas por un agente o un grupo social determinado. El espacio de la Galería puede ser comprendido como “lieux de mémoire” (Nora 1989), un espacio en el que se objetiva la construcción de una versión particular de la “historia del peronismo” y sus imágenes “consagradas” conformando un “panteón” de líderes peronistas “nacionales” y “provinciales” legítimamente reconocidos por “todos los peronistas”. La Galería es un espacio físico y simbólico donde se intersectan tanto la “historia” y la “memoria” tenida por los nativos como “nacional” y aquella considerada “provincial”, a través de los relatos inscritos en los objetos y los textos escritos, films y cintas sonoras. El acervo de la Galería se constituyó en función de las “donaciones” o entregas en “comodato” que efectuaron al Partido dirigentes y militantes peronistas, y en algunos casos en que estos habían fallecido lo hicieron sus familiares. La relación establecida a partir de la “donación” de objetos, que pasan a integrar el acervo de un espacio público, puede ser entendida como un “intercambio recíproco de dones” (Mauss 1979). En dicha relación, los donantes esperan que los objetos que ofrecen a la Galería de los  Recuerdos para su exposición aparezcan en las vitrinas y estantes con una inscripción que de cuenta de su identidad, que se consigne su procedencia: “donado” por la “familia X” o por “Fulano”. Los sujetos donantes pasan a consagrarse conjuntamente con los objetos donados. Por su parte, los receptores de la donación –el Presidente del Partido y los intelectuales que construyeron la Galería- procuraron, a través de las mismas, comprometer a la comunidad peronista provincial en el proyecto de construcción de un archivo y museo de la memoria, otorgando legitimidad social al relato que allí se expone y consagra. Al quedar colocado en primer plano el privilegio otorgado por los productores de la Galería de los Recuerdos a la función simbólica del acervo en exposición -objetos que rinden tributo al pasado del peronismo, su líderes y grupos sociales que se identifican con él- se torna evidente la atribución a los objetos de un significado particular cuyo “mana” termina siendo transferido a la Galería a travésde la donación (Mauss 1979).Regina Abreu (1996) plantea: ¿cuál es el principio básico que define el contenido, por demás diverso y extrordinario, de una colección de objetos como digna de simbolizar una memoria? En su opinión, una colección de objetos expuestos en un museo se compone de “semióforos”, esto es objetos destituidos de su valor de uso en la vida social cotidiana pasada y que, en el contexto de un lugar de la memoria adquieren una nueva identidad y jerarquía social, una nueva significación: son intermediarios entre los mitos, historias y otros relatos que allí se pretende consagrar, y el público. Los objetos de la colección expuesta en la Galería de los Recuerdos ¿de  qué significados son expresivos? ¿cuál es el “mana” que “portan”?. Un recorrido por la Galería puede ofrecernos una imagen más concreta de este archivo, museo y biblioteca de la memoria e historia del peronismo. Como se observara arriba, la Galería se encuentra situada en el segundo piso de la sede del Partido. Una placa colocada junto a la puerta de acceso anuncia que el visitante se encuentra ante la “Galería de los Recuerdos”. Al ingresar a la sala resulta imposible substraerse a la presencia de un gran retrato de Eva Perón con la inscripción “Fundación Eva Perón-1953”, que forma parte de un almanaque; a un lado hay un retrato más pequeño de Evita y una maqueta de la sede del Partido Justicialista de Misiones. La sala tiene unos doce metros de largo por unos cuatro de ancho –y presenta algunos espacios irregulares como puede apreciarse en el plano del edificio de la sede. Al centro de la habitación hay una mesa de madera con capacidad para unas 14 personas destinada a aquellos visitantes que quieran consultar libros, revistas o periódicos de la biblioteca. Un escudo partidario emplazado en el centro de la mesa y unas cómodas butacas revestidas en cuerina completan este mobiliario. La circulación por la Galería de “muestras permanentes” o “museo” está pautada en el sentido de las agujas del reloj –de izquierda a derecha- y presenta una sucesión de vitrinas para exposición de piezas emplazadas sobre tres paredes de la sala. Los objetos poseen una tarjeta que los identifica y donde se señala quién fue el donante o persona que lo entregó en comodato o custodia al Partido. En una primera serie de vitrinas se exponen objetos que refieren a la historia del peronismo “nacional” y “misionero” de los años 1940 y 1950. Una fotografía de la Plaza de Mayo, en la ciudad de Buenos Aires, que muestra la movilización popular del 17 de octubre de 1945 ocupando el espacio del centro cívico y político nacional de la Argentina. Carnets de afiliados justicialistas misioneros de la década de 1940. Copias de actas partidarias del PJ-Misiones. Diarios nacionales de la época relacionados con el peronismo -“EL Laborista”, “El Mundo Peronista”. Una colección de estampillas de la década de 1950 con el retrato de Evita. Un busto de Perón con uniforme militar. Un libro denominado “La Nación Argentina Justa Libre y Soberana”, tercera edición, año del Libertador General San Martín, 1950. Una Constitución de la Nación Argentina de 1949 –año en que fue reformada por iniciativa del peronismo y posteriormente anulada tras el derrocamiento del segundo gobierno de Perón por el régimen de la llamada “Revolución Libertadora” de 1955. Discos de la década de 1950 con la grabación de la Marcha Peronista. Una botella de sidra distribuida para Navidad por la Fundación Eva Perón –símbolo de la demagogia del régimen peronista para sus detractores y del compromiso de Perón con “los humildes” para los peronistas; según observa la tarjeta que se encuentran junto a la botella, esta fue enterrada tras la “Revolución de 1955” por el propietario. Un certificado que  acredita que “Ernesto Blanco” realizó los “cursos de adoctrinamiento justicialista del año 1953”. Fotos de Perón vestido con un traje y con la banda presidencial, y otras de Evita. Material gráfico de la Fundación Eva Perón. Un panfleto atribuido a Perón en el que se explica “Qué es el Justicialismo” y “Qué es el sindicalismo”. Cartillas y afiches de convocatoria a actos peronistas de la primera mitad de la década de 1950 en Misiones. Periódicos nacionales correspondientes a la década de 1950. Fotografías de época con movilizaciones peronistas que transcurren en la ciudad de Buenos Aires. Material gráfico referido a la Misiones en tiempos del Territorio Nacional y otro que alude a la provincialización en 1953. Boletas electorales de los comicios en la provincia de Misiones en 1955 con la fórmula justicialista encabezada por Claudio de Arrechea. La primera página de una periódico nacional con la noticia del derrocamiento de Perón por la Revolución Libertadora. Un diario de Misiones –“La Voz de Misiones- con la misma noticia. Fotografías de Perón en su breve exilio en el Paraguay. Las vitrinas dedicadas a las décadas de 1960 y 1970 exhiben una cantidad considerablemente menor de piezas. Un ejemplar del periódico provincial “El Territorio” de Misiones con la noticia del asesinato del dirigente peronista misionero Francisco V. Ripoll durante las elecciones internas de 1972. La fotografía de un periódico que muestra el “regreso” de Perón de su exilio en Madrid en 1973. Una boleta electoral del Frente Justicialista de Liberación-FREJULI del 23 de septiembre de 1973 con la fórmula Juan Domingo Perón-María Estela Martínez de Perón. Un periódico que refiere a la muerte de Perón en 1974. Otro ejemplar de “El Territorio” que anuncia la formación del “Frente Cívico de Liberación” en Misiones para las elecciones provinciales de 1973 –fórmula “oficial” del PJ, pues otros grupos peronistas misioneros concurrieron como “Tercera Posición”. Boletas electorales con la fórmula justicialista Alterach-Arrechea para las elecciones provinciales de 1975 –donde el peronismo misionero volvió a participar dividido, pues también se presentaron como “Partido Auténtico”.Sobre las tres paredes emplazadas detrás de las vitrinas se encuentran en exposición algunos objetos extemporáneos, que no corresponden al período histórico comprendido por la muestra 1945-1975. Una escudo partidario -de unos ochenta centímetros de diámetro- de los años 1980. Un cartel con la inscripción “Julio Humada. Conducción”. Un grabado encuadrado –de unos veinte por treinta centímetros- con el retrato de Julio Cesar Humada “Conducción del Partido Justicialista”. Cuatro fotografías que muestran a Humada con Carlos Saúl Menem -presidente de la Nación (1989-1999) y del Partido Justicialista (desde 1989). Más fotografías de Humada junto a Menem.Una vieja fotografía que retrata a Humada junto un joven Federico Ramón Puerta, su padre y otra persona, el día en que concurrieron a recibir a Perón al aeropuerto de Ezeiza en 1973 –la fotografía fue tomada antes que sucedieran los sangrientos acontecimientos denominados como la “Masacre de Ezeiza”.El visitante también puede consultar algunos objetos –también extemporáneos- colocados sobre las vitrinas correspondientes a los años 1950. Crónicas del Senado de la Nación de década de 1990 donde se registran las intervenciones del senador Julio Cesar Humada. La colección completa de la revista “Afirmación Peronista”. Álbums con colecciones fotográficas que muestran a Humada en diversos actos, reuniones, fiestas y caravanas política, e incluso otras que lo presentan en escenas de la vida privada –por ejemplo, con sus hijos en su lancha particular en el Río Paraná. Carpetas que contienen entrevistas y artículos periodísticos que dan cuenta de la trayectoria política de Humada y sus intervenciones en diversos acontecimientos políticos durante las décadas de 1980 y 1990 como gobernador, senador nacional y presidente del PJ-Misiones. Afiches y volantes con la inscripción “Julio Humada Presidente del Partido Justicialista. Año 1997-2000”. Un calendario justicialista del año 1998 e invitaciones para asistir en la sede partidaria a la proyeccióndel film “No llores por mí Argentina”. Un escudo justicialista con la inscripción “Presidente Julio Cesar Humada. 1997” y la credencial partidaria que acreditaba a Humada en el Congreso del PJ-Misiones de ese año. Boletas de Afirmación Peronista correspondientes a la elección interna del 7 de marzo de 1999 con la fórmula de candidatos a gobernador y vice: Julio Cesar Humada-Ricardo Biazzi. La memoria e historia del peronismo misionero, de sus hombres y mujeres, se torna inteligible para los intelectuales que produjeron la muestra permanente o museo de la Galería (y, presumiblemente para el público también) en la medida en que se las inscribe en los esquemas espaciales y temporales, en los acontecimientos y personajes, de un relato que tiene por sujeto a “la nación” y al “peronismo nacional”. Veamos algunos ejemplos al respecto. El esquema temporal que organiza los objetos expuestos en las primeras vitrinas está pautado por una cronología “nacional” que comienza con la movilización popular del 17 de octubre de 1945 en la Plaza de Mayo en la ciudad de Buenos Aires –el acontecimiento fundacional del mito de los orígenes del peronismo. Entre 1946 y 1955 transcurren las dos primeras presidencias de Perón. Aquí cobran relevancia: Evita, la Fundación Eva Perón, la Reforma de la Constitución Nacional de 1949, el voto femenino. El período se cierra con el golpe cívico-militar contra Perón de la Revolución Libertadora. Este esquema temporal torna inteligible la introducción de objetos del acervo que refieren a acontecimientos y personajes “provinciales”: un certificado de un curso de capacitación del peronismo y un carnet de un afiliado misionero del PJ; una botella de sidra entregada por la Fundación Eva Perón a un peronista misionero, que fuera conservada celosamente enterrada por éste durante los diez y siete años de proscripción del peronismo (1955-1972) como “testimonio del compromiso de Perón y Evita con los humildes”; volantes convocando a actos partidarios en Misiones; referencias a la provincialización del Territorio Nacional y a las primeras elecciones provinciales en Misiones. El exilio de Perón en Paraguay, tras su derrocamiento en 1955, cierra elciclo6. Otro tanto puede decirse del período siguiente: 1955 a 1975. La periodización comienza con los años de proscripción del peronismo y de exilio de Perón; continúa con el regreso de Perón a la Argentina en 1973, el triunfo del peronismo en las elecciones nacionales de ese año, el tercer gobierno de Perón y la muerte del líder. La cronología ofrecida por la exposición del museo omite referencias –a través de algún objeto o texto escrito- al golpe de Estado del 24 de marzo de 1976 que derrocara a la presidente María Estela Martínez de Perón. Ya se ha señalado que las piezas correspondientes a este período son considerablemente menores en cantidad a las exhibidas en las anteriores vitrinas; evidentemente, el período correspondiente al momento “fundacional” del peronismo, su tiempo “mítico”, posee una significación mayor para los intelectuales productores del museo. La muestra sobre el período 1955 a 1975 se abre con referencias a un trágico y sangriento hecho “provincial” ocurrido en 1972 durante la celebración del congreso partidario provincial: el asesinato del dirigente misionero Francisco V. Ripoll a manos de un militante perteneciente a una facción partidaria rival. La muestra no exhibe objetos que refieran a la vida partidaria provincial y nacional de 1956 a 1971, quedando así excluidos personajes y acontecimientos relevantes en otros relatos sobre la memoria e historia del partido. No hay alusiones a la “Resistencia Peronista”, ni a la actuación electoral del peronismo en las elecciones provinciales de 1958, 1960, 1963 y 1966 participando bajo otros lemas partidarios – debido a la proscripción del Partido Justicialista. El ciclo se cierra con las elecciones provinciales de 1973 y 1975 en las que triunfó el peronismo.Todo relato histórico, toda memoria, está cargado de “recuerdos” y “olvidos”. Los actores sociales que producen y reproducen esos relatos destacan acontecimientos y personajes de acuerdo a ciertos esquemas de significación, de valores e ideas. Recuerdos y olvidos fueron objetivados en la exposición del museo de la Galería de los Recuerdos, unas veces intencionalmente, otras no. Otros relatos “nacionales” y/o “provinciales” podrían imponer un orden diferente. Pero en el relato del museo se revela una estrategia consciente de los intelectuales y la conducción partidaria por inscribir la trayectoria política de Julio Cesar Humada en la “historia del peronismo provincial” y, a su vez, a ambas en la “memoria colectiva” y la “historia nacional” del Partido. Y aquí vale una observación. La memoria e historia del peronismo misionero parece como incrustada o solidificada en el relato “nacional”, al menos desde el punto de vista de la lógica del relato. Hechos y personajes “nacionales” y “provinciales” se van entretejiendo en una tela de significados que dialogan y se determinan; ello puede reconocerse visualmente en la coexistencia material de los objetos dispuestos en las vitrinas. Por otro lado, la incorporación de Julio Cesar Humada al relato del museo no pareciera suficientemente integrada. La trayectoria política de este dirigente alcanzó notoriedad pública en la provincia a principios de la década de 1970. De modo que, la presencia de objetos que refieren a Humada y al “humadismo”, colocados sobre las vitrinas que comprenden los años 1945 a 1972, aparecen ante los ojos de ciertos observadores –incluido el antropólogo- como un relato “paralelo”, “ilegítimo”, “superpuesto”, “extemporáneo”. Así, los informantes entrevistados en la Galería de los Recuerdos que se definían como “puertistas” o de “Unión para el Cambio”, descalificaban al exposición del museo afirmando: “este no es el museo del peronismo, es el museo de Humada”; “esto está lleno de cosas de Humada”; “Humada regaló un montón de cosas de él para que le armen su museo ¡si hasta el álbum de fotos se trajo el Viejo [Humada]!”; “ahora nomás falta que le levanten un monumento”. Sin embargo, si la presencia de Humada y Afirmación Peronista resultaba condenable por sectaria y personalista para los puertistas –e incluso el antropólogo podía ver las cosas de ese modo; ésta no era la perspectiva de los  dirigentes y militantes “humadistas” entrevistados. Para ellos, la abundante presencia de objetos en la Galería de los Recuerdos que refieren al líder de Afirmación Peronista era significada como un hecho “evidente”, “natural”. “¿¡Y claro!? ¿¡Cómo no va a estar Humada acá!?”; “Humada organizó el Partido”; “Humada es el dirigente más importante del peronismo en la historia de Misiones”; “Humada no es sólo un político misionero, nomás. Es un dirigente nacional [del peronismo], pero con los pies en Misiones”. Al finalizar el recorrido por el museo de la Galería de los Recuerdos, tras la última vitrina dedicada a la historia del peronismo en la década de 1970, el visitante llega a la sección “Biblioteca” –dispuesta en un mueble de madera con estantes, de unos tres metros de ancho por dos y medio de alto. Los libros que componen su acervo fueron donados por afiliados peronistas misioneros con motivo de la creación de la Galería o adquiridos por el Partido –en las primeras páginas, los libros donados llevan una inscripción con la fecha de donación y el nombre del donante. La biblioteca posee una colección de libros, revistas y periódicos que expresa una diversidad de perspectivas historiográficas y corrientes político-ideológicas existentes en el Partido Justicialista desde su constitución a mediados de la década de 1940 hasta el presente. También novelas y libros de cuentos “peronistas” para niños. Los libros no parecen presentar ordenamiento por temas o autor, tampoco llevan inscrita en sus primeras páginas ninguna asignación topográfica que los sitúe en algún lugar particular de la biblioteca. Cada libro posee una ficha de cartón –almacenadas en un fichero- con un número que identifica a cada ejemplar. Si el visitante observa los libros distribuidos en los estantes se encuentra con los siguientes autores colocados lado a lado: Raúl Alfonsín (dirigente de la UCR y ex-presidente de la Nación entre 1983 y 1989), Jorge  Antonio (empresario y dirigente peronista), Manuel de Anchorena (dirigente peronista de derecha y fascista), Jorge Asís (ensayista, novelista y funcionario peronista), Fermín Chávez (historiador revisionista, peronista nacionalista), Marysa Navarro (historiadora académica española, biógrafa de Evita Perón), Juan José Hernández Arregui (historiador revisionista y peronista de izquierda), Rosendo Fraga (politólogo liberal), Horacio Giberti (historiador económico marxista), Norberto Galasso (historiador nacionalista de izquierda), Rogelio García Lupo (periodista), Guillermo Furlong (sacerdote e historiador), Mónica Quijada (historiadora académica, estudiosa de los nacionalistas argentinos), Raúl Matera (médico y dirigente peronista), Alberto Plá (historiador marxista), Carlos Freaza (político peronista misionero e historiador aficionado, escribió una historia del PJ de Misiones), Martín Lipsey (sociólogo funcionalista norteamericano), Raúl Scalabrini Ortiz (historiador revisionista y peronista nacionalista), Raúl Ortega peña y Eduardo Luis Duhalde (abogados e historiadores peronistas de izquierda), Liborio Justo (historiador y ensayista marxista), Robert Potash (historiador norteamericano), Antonio Cafiero (dirigente peronista), Julio y Rodolfo Irazusta (periodistas, historiadores revisionistas, nacionalistas de derecha), Carlos Saúl Menem (dirigente peronista y ex-presidente de la Nación entre 1989 y 1999), Mario Rapapport (historiador económico académico), Fidel Castro (líder político marxista cubano), Carlos Ibarguren (político conservador, abogado, historiador y novelista), Jorge Massetti (periodista y guerrillero guevarista), Luis Vitale (historiador y economista marxista), Jorge Taiana (dirigente peronista), Arturo Jauretche (periodista y ensayista, integrante del grupo FORJA y luego peronista), Cesar Tcach (historiador académico, especialista  en historia la UCR), Dalmiro Sáenz (ensayista y novelista, peronista), John William Cooke (dirigente peronista de izquierda), Augusto Roa Bastos (novelista paraguayo, exiliado durante la dictadura de Alfredo Stroessner), Pablo Neruda (poeta chileno, comunista), Eva Perón… La biblioteca también cuenta con “Obras Completas” de Juan Domingo Perón, textos de Perón, la “Correspondencia Perón-Cooke”, un álbum fotográfico de Perón y Evita, una colección de libros infantiles del peronismo editada en los años ´50, el “Informe de la Comisión sobre la Desaparición de Personas- Nunca Más”, Memorias del Poder Ejecutivo de la Nación, revistas “Las bases” de la década de 1970, revistas “Hechos e Ideas” y “Unidos” de la década de 1980, revistas “La Maga” de la década de 1990. También hay textos de historia de la provincia de Misiones, memorias de la gestión provincial del gobernador Julio Cesar Humada (1987-1991), revistas Afirmación Peronista, ediciones de “El Territorio” –periódico de la provincia de Misiones- de la década de 1980 y 1990, una carpeta que contiene información periodística, parlamentaria e informes sobre el proyecto de construcción de la “Represa de Corpus” en Misiones.Como puede observarse, la biblioteca –al igual que la exposición de piezas de la Galería- entreteje una trama en la que se cruzan autores y temas “nacionales” y “provinciales” asociados a la historia del peronismo “en la Nación” y en “Misiones”. Una vez más, las referencias a Humada se sitúan en una genealogía de políticos e intelectuales peronistas que van de Perón y Evita hasta Menem y Cafiero, Scalabrini Ortíz y Fermín Chavez. Pero, a diferencia de la exposición de objetos del museo, el acervo de la biblioteca es más heterogéneo en sus referencias a personajes e ideas políticas, abarcando no sólo una diversidad de tendencias político-ideológicas propia del peronismo, sino también a autores académicos argentinos y extranjeros que estudiaron el peronismo, novelistas peronistas o no, políticos peronistas y radicales, intelectuales de izquierda nacionalistas y marxistas. La construcción del acervo de la biblioteca estuvo sujeta a menores controles políticos que el acervo del museo; en este último se narra “una” historia del peronismo en “la Argentina” y en “Misiones”. Junto a los estantes de la biblioteca está el archivo –dispuesto en unmueble metálico sobre el cual hay un reloj con la inscripción “Humada conducción” y dos bustos, uno de Perón y otro de Evita. Dentro del mueble está el archivo, conteniendo recortes periodísticos referidos a la trayectoria política de Humada como presidente del Partido, gobernador y senador nacional; el proyecto de creación de la Galería de los Recuerdos y revistas Afirmación Peronista. En unos estantes linderos se encuentra el acervo de cassettes de audio e imágenes con discursos de Perón, Evita, de actos políticos peronistas de la provincia -en su mayoría aquellos donde participó Humada. Un mueble de madera con mapas de Posadas y de la provincia con sus circunscripciones políticas. Una maqueta con el diseño del edificio de la sede partidaria.Un cuadro de Evita. Una carpeta que contiene información con orientación para la creación de “bibliotecas populares” procedente de una comisión nacional. Ejemplares de la revista “Los forjadores de la hermandad argentino-paraguaya”. Almanaques del Partido Justicialista. Entre la documentación escrita del archivo existe una copia de la ley provincial Nº420 del 16 de octubre de 1974, reformada por un proyecto de 1994. El proyecto de ley provincial de 1994 consigna: “Mesa de entradas 1 de diciembre de 1994 […] se hace la entrega de un juego de pluma y tintero en forma de mate y bombilla de oro asentada en base de plata con incrustaciones en dos hojas y el mapa de la provincia de Misiones todo en oro. Una placa de oro con forma de escudo asentada en una base de mármol en dos aplicaciones, a un lado el escudo nacional y al otro el escudo justicialista, un medallón de oro con figuras con leyendas en anverso y reverso, una medalla de oro con el escudo del Partido Justicialista. Esto forma parte de lo que se conoce como las joyas que juntó el pueblo de Misiones en el año 1954 a través de actos populares y adhesiones voluntarias como testimonio de lealtad y adhesión al entonces Presidente Don Juan Domingo Perón. Estos presentes debían entregarse al primer mandatario de haberse concretado su proyectada visita a nuestra provincia. Lamentablemente para la historia del porvenir argentino esa entrega se vio suspendida primero porla postergación de la mencionada visita y después por el repudiable golpe de septiembre de 1955 que pusiera fin al legítimo gobierno popular que regía los destinos de la república. La ley numero 470 cuyas modificaciones son objeto del presente proyecto sancionada el 16 de octubre de 1974, exteriorizando la preocupación del pueblo misionero por el destino final de dichos bienes, estableció que los mismos fuesen entregados a la entonces Presidente Doña María Estela Martínez de Perón convertida en su heredera tras la muerte del General acaecida poco antes. En esa oportunidad tampoco se efectuó la entrega de los mismos, no olvidemos la vertiginosa sucesión de acontecimientos políticos nacionales y provinciales que culminaron con la intervenciónfederal a nuestra provincia y más tarde el trágico y repudiable golpe militar que sacudió a la Nación a partir del 24 de marzo de 1976. Luego de ocho años de dolor y proscripción la sociedad argentina recupera la esperanza e inicia la restauración democrática. Hoy en 11 años de continuidad institucional definitivamente afianzadas las instituciones constitucionales de la Nación nos parece oportuno ocuparnos de situaciones que por razones expuestas no pudieron cumplirse en el momento justo, oportuno y significativo. Por eso propiciamos por este proyecto de ley que esos objetos que representan una acabada demostración del fervor peronista del pueblo peronista de la provincia hacia el líder indiscutible de la clase trabajadora argentina y por qué no sudamericana, pasen a formar parte del patrimonio del Partido Justicialista distrito Misiones bajo cuya custodia institucional se constituirán sin lugar a dudas en patrimonio del pueblo, el que al decir el General es el realmente su único heredero. En virtud de lo expuesto hasta aquí es que solicitamos el voto favorable de sus pares” (la cursiva me pertenece).Dicho documento constituye un testimonio significativo para analizar, desde la perspectiva nativa, las representaciones y relaciones que la comunidad peronista misionera construye entre objetos, personajes y acontecimientos que se inscriben en dos dimensiones articuladas y diferenciadas: una “nacional” y otra “provincial”. Las piezas “recuperadas” fueron expuestas en el salón de la planta baja de la sede del PJMisiones -con custodia policial- como parte de la “exposición itinerante” del museo de la Galería de los Recuerdos. Los informantes decían que las “joyas de Perón” habían sido “recuperadas” después de un “largo olvido” (entre 1976 y 1994), pues estas habían estado guardadas en una caja del Banco de la Provincia de Misiones y fueron “halladas” –según testimonio de informantes- por funcionarios del banco en ocasión de su privatización. Las “joyas” fueron puestas a “custodio” de la legislatura provincial, que luego decidió su “entrega” o “custodia institucional” al Partido Justicialista; una vez en manos del Partido, fueron exhibidas en la sede ante “el pueblo”, “único heredero de Perón”.El archivo documental escrito, fílmico y sonoro no posee un acervo abundante y mucho menos expresivo de la diversidad de corrientes ideológico-políticas del peronismo, dirigentes y grupos políticos que alimentaron la historia del peronismo “en Argentina” y “en Misiones”. Además, descontando algunos registros sonoros y fílmicos que tienen como protagonistas a Perón y a Evita, en el archivo dominan claramente las referencias a la memoria e historia provincial del peronismo y, ésta última, se construye en torno a la figura exclusiva de Julio Cesar Humada y de su línea interna: Afirmación Peronista. Hechos y personajes de la historia del peronismo provincial han sido seleccionados conforme a lo estipulado en el proyecto de creación de la Galería de los Recuerdos: “Sistematización y expurgo documental: sector que debe contar en sus tareas con el asesoramiento de representantes de la conducción del Partido. El propósito es organizar cronológicamente el cuerpo documental del archivo y determinar una jerarquización de los testimonios escrito que se han incorporado al patrimonio del mismo y a la vez desechar aquella documentación que parezca irrelevante o carezca de importancia”. Así pues, si bien la documentación escrita no está ordenada cronológicamente en el archivo, sí se ha operado un trabajo de selección y jerarquización que pondera unilateralmente la trayectoria política de Humada y el “humadismo”, desechando por “irrelevante” o carente de importancia otras trayectorias individuales de dirigentes peronistas misioneros o acontecimientos políticos locales que no tienen por centro a Afirmación Peronista. Similares criterios de selección intervinieron en la formación del archivo fílmico y sonoro. En el relato expuesto en la Galería de los Recuerdos acontecimientos y  personajes “nacionales” y “provinciales” son recordados y olvidados conforme los agentes  productores de esa memoria e historia del peronismo están comprometidos con determinadas experiencias y significaciones de lo que “ha sido” y “es” el peronismo en la Argentina y en Misiones. En todo caso, se trata de agentes sociales inscriptos en la estructura de un campo político que opera con determinadas reglas de juego, correlaciones de fuerzas, negociaciones y conflictos pasados y presentes. La Galería de los Recuerdos se encuentra atravesada desde su génesis por esas determinaciones que, como veremos, también están inscritas en su futura reconfiguración física y simbólica. ¿Por qué el Presidente del PJ-Misiones estaba interesado en la construcción de un archivo y museo consagrado a la historia y memoria del peronismo? ¿por qué procuró a través de la Galería de los Recuerdos -construida por un grupo de intelectuales locales del Partido- inscribir su persona pública en la tradición partidaria nacional y erigirse en líder histórico indiscutido del peronismo en la provincia? Regina Abreu (1996) ofrece algunas pistas generales para responder a esta pregunta que, por otro lado, nunca nos fue respondida por el propio Presidente del PJ-Misiones. Según Abreu, persiste en la modernidad una necesidad de trascender “espiritualmente” la inevitable desaparición “física” que acarrea la muerte. A esta preocupación permanente, se asocia la idea de la “inmortalidad de las obras” producidas por el individuo en vida, cuya persistencia perdura más allá de su propia muerte. Si nos es dado aceptar en términos generales esta explicación, puede convenirse que, en nuestro caso, es insuficiente. Porque lo que está en juego aquí, también y sobre todo, es una disputa simbólica por imponer una visión legítima de la historia, la memoria y el presente de la comunidad política: el peronismo misionero. La historia y la memoria son objeto de disputas presentes en el campo político. Los agentes sociales que produjeron la Galería de los Recuerdos construyen significados definidos como “objetivos” y “neutrales” cuyos sentidos contribuyen a reforzar las estrategias consagratorias de un liderazgo partidario que se pretende hegemónico a nivel provincial: el de Julio Cesar Humada y de Afirmación Peronista. (…)

Anuncios

3 comentarios to “La galería de los recuerdos: liderazgo y tradición política peronista en Misiones (parte II)”


  1. hola, la verdad este sitio me parece genial.
    unos amigos y yo tenemos una revista y nos gustaria hacer cosas en conjunto con ustedes.
    un abrazo.

  2. juan jose Says:

    Me gusto mucho la iniciativa, los felicito.
    Me contacto con ustedes porque quisiera saber si tienen registro sonoro o filmico de John William Cooke. Soy docente e investigador ad-honorem de la carrera de Ciencia Politica de la UBA. Muchas Gracias. Juan Jose


  3. Hola Juan José. Lamentablemente no tenemos ese material, pero se que en breve se está por estrenar un documental.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: